FAPE apela a la responsabilidad de los periodistas al informar sobre consumo

La presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, Elsa González, ha recordado, durante su intervención en el foro organizado por "ADICAE-consumidores críticos, responsables y solidarios", que un tratamiento informativo poco riguroso o imprudente en esta materia puede ocasionar consecuencias importantes e incluso crear alarma social.

Y es que si la comunicación debe hacerse siempre con honestidad, en las cuestiones relacionadas con el consumo, como ocurre con las relativas a la salud o la alimentación, los periodistas están obligados a ser muy estrictos. “Esta información precisa de un grado de especialización, conocimiento, fuentes y un tratamiento especialmente responsable por parte del profesional, y de una implicación de los medios de comunicación, que son servicios públicos aunque en ocasiones se trate de empresas privadas, y tienen la obligación ciudadana de servir al bien común”. Así lo ha expuesto la presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) durante su intervención en el debate “Información sobre consumo: ¿influyen los anunciantes?”, en el que ha participado junto a Melisa Tuya, coordinadora editorial de 20 minutos,  bajo la moderación de Fernando Herrero, secretario general de ADICAE.

 

En este foro, Elsa González ha señalado que la misión del periodista es informar y no formar, y que los medios, aunque corresponsables en el establecimiento de la sociedad civil, no tienen la función de ser sus creadores.  Pese a ello, ha reconocido, está probado que un buen tratamiento informativo, veraz y ético, contribuye a concienciar a la ciudadanía y fomenta su educación en consumo. “La ética es esencial porque supone independencia, responsabilidad y criterio”, ha dicho la presidenta de la FAPE, que también ha recordado la importante función que, en este terreno, asume la Comisión de Arbitraje, Quejas y Deontología del Periodismo.

 

Es ahí, en la necesidad de  lograr un buen tratamiento informativo, donde intervienen las fuentes de los periodistas, que  deben ser conscientes de que tienen que ofrecer datos para evitar especulaciones, lo que obliga, ha dicho González,  a una relación fluida entre los medios de comunicación y las administraciones. “La falta de información conduce a la desinformación, a la especulación interesada y a la aparición de elementos emocionales”.

 

Por último, la presidenta de la FAPE ha recordado que la información sobre consumo convive, implícitamente, con la publicidad, “que mediatiza la información en el medio de comunicación”, por ello ha recomendado que “el departamento de publicidad y la redacción de informativos mantengan sus distancias”.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *